domingo, 25 de enero de 2015

Rollo de merengue y frambuesas

Esta delicia me la ha enseñado mi querida amiga Kako,  de www.kako-enguete.blogspot.com, ella lo hace una vez al año para celebrarse y creo que una vez al año es suficiente, pero  a pesar del azúcar y la nata (y por eso mismo) es un postre inolvidable, con la frescura de las frambuesas se suaviza y alegra Verán que esta vez se me han ido un poco el horno, que con el merengue no se juega, pero ese tostado no le ha quitado sabor, más bien le ha añadido, pues a mi me encanta. No digo más y les explico, que no es fácil, pero sí que vale la pena. 

Primero haremos la crema de relleno con:

1/2 litro de nata/crema
4 cucharadas de azúcar

Tendremos la crema/nata muy fría en la heladera desde el día anterior. La batimos a alta velocidad hasta que la veamos firme y agregamos el azúcar. La cantidad es optativa, si queremos podemos poner menos o simplemente no poner. Reservamos en el refrigerador.

Ahora toca montar la base, que es un merengue muy, pero muy suave, casi que apenas cocido. Para ello necesitaremos:

3 claras
1 taza de azúcar
1 cucharadita de polvos de hornear
2 cucharadas de maicena

Ponemos en la parte de arriba de un baño María las claras, el azúcar y el polvo de hornear. En la parte de abajo ponemos agua fría, sin que ésta toque el recipiente de arriba. Llevamos al fuego y batimos con batidor eléctrico a velocidad media primero y alta después, hasta que el agua comience a hervir, y ya el merengue esté firme. en ese momento quitamos del fuego y seguimos batiendo hasta que el merengue haya enfriado y agregamos las dos cucharadas de maicena, batiendo suavemente.

Tendremos por otra parte una bandeja de horno con papel levemente enmantequillado y otro papel de igual tamaño con una capa de azúcar flor para cuando saquemos el merengue del horno.
 

 
El horno lo precalentamos a 140 grados C.

Distribuimos el merengue sobre la bandeja con una lengüeta de goma y llevamos por 10 a 12 minutos al horno, sólo para que se afirme, de modo que al tocarlo no se hunda y esté apenas duro. Lo sacamos y volcamos de inmediato sobre el otro papel. Como el merengue se habrá secado y pegado al papel con que lo llevamos al horno puede costarnos quitarlo, para eso lo humedecemos pincelando con agua el papel. Como verán, se puede romper el merengue, pero no hay que asustarse, luego enrollado no se va a notar.

Una vez frío el merengue (esperar unos diez minutos) cubrimos con 2/3 de la crema y agregamos 

1 taza de frambuesas

Enrollamos con ayuda del papel y decoramos con el resto de la crema y las frambuesas.

Llevamos nuestro rollo al refrigerador por tres a cuatro horas y consumimos de preferencia ese día o el siguiente.


lunes, 12 de enero de 2015

Budín de salmón


¿O debería decir soufflée? Es que ha resultado tan alto y liviano que ni yo misma me lo creo, ya que no he hecho más que batir un poco los huevos y agregar la nata y el salmón. Creo que el secreto está en hacerlos en pocillos individuales.

Este ha sido un plato a partir de lo que me ha quedado del día anterior, así que si no nos gusta el salmón, pues pongamos otro pescado que nos vaya mejor.

Para cuatro pocillos como el de la foto:

 un filete de salmón asado de 200 gramos (u otro pescado)
4 huevos grandes de nuestra gallina favorita
200 ml de nata/crema
Sal y pimienta a gusto

Y ahora, así de fácil: Con un batidor de alambre batimos levemente los huevos, así no más, sin separar claras de yemas, ni nada. Desmenuzamos el pescado y lo incorporamos, finalmente sumamos también la nata/crema, batiendo un poco más. Salpimentamos y llenamos nuestros pocillos hasta 3/4 nada más, pues, como ven, van a subir.  Llevamos al horno ya precalentado a 180 C por 25 a 30 minutos. Ya sabemos, cada horno es diferente, así que es bueno revisar a los 25 minutos si ya los vemos altos y bonitos, probamos con un tester o cuchillo o fideo, lo que tengamos a manos, si sale limpito es que ya están prontos nuestros budines.

Me he tardado en volver después del fin de año, pero es que aquí es pleno verano, he tenido visitas muy importantes y queridas, y bueno, no he tenido tiempo para blogs, sólo para disfrutar de la buena compañía de mi hija menor.  ¡Pronto volveré a visitarlos!