Seguidores

lunes, 18 de enero de 2016

Moldes de Pescado de la Abuela Matilde

Volvemos con las recetas de la abuela Matilde que siempre nos depara sorpresas, de hecho no había reparado en estos moldes de pescado que han resultado más que buenos, muy fáciles de hacer y que podemos poner como entrante o plato principal si acompañamos de una rica ensalada o lo que sea.

La abuela dice así:

1 congrio pequeño
3 huevos
1/4 libra de mantequilla
2 paltas
pan y limon
1 taza de leche
sal pimienta, nuez moscada

Una vez pelado el congrio se pone a cocer, se remoja pan con leche y se pone al pescado, el que se aliña con sal, pimienta, nuez moscada y limón. Se baten dos claras y huevos i se unen a las yemas, se agrega una cucharada de mantequilla i la taza de leche, esto se junta con el pescado ya preparado.  Se colocan en moldecitos untados con mantequilla y se ponen al horno por 20 minutos.


Salsa de palta

Se pasan las paltas por cedazo i se agrega una cucharada de mantequilla, sal, pimienta, aceite i limón, se bate todo hasta formar una salsa espesa, se cubren los moldes y se adornan con tajadas de limón y huevo duro.

El merkén les da mucho color y sabor

Cómo lo he hecho yo

2 filetes de merluza asados (sobrantes de una comida anterior)
2 huevos
2 paltas
1 rebanada de pan integral
1/2 taza de leche
limón, sal, pimienta, nuez moscada
aceite de oliva 1 cucharada
8 moldes de magdalenas/muffins

Como ven, he omitido la mantequilla que me pareció hacía más pesada la preparación, lo mismo que tanta cantidad de leche, que iba a licuar demasiado la mezcla.

Precalentamos el horno a 180 grados

Desmenuzamos el pescado y limpiamos. Remojamos el pan en la media taza de leche caliente y luego pasamos por la minipimer para molerlo bien. Batimos dos claras y luego incorporamos la yemas, finalmente agregamos el pescado y el pan molido con la leche. Se sazona con sal, pimienta a gusto y nuez moscada recién ojalá recién rallada, media cucharadita le dará el toque especial. 

Enmantequillamos los moldes si no son antiadherentes y ponemos la mezcla en ellos cuidando de no llenarlos, sólo 3/4 del molde, pues van a subir. Ponemos al horno 20 minutos.

Mientras tanto preparamos la "salsa" que no es más que moler bien las paltas maduras en la minipimer con 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de jugo de limón y sal a gusto. Si vemos que está muy espesa le podemos agregar gotitas de agua hasta lograr la textura que nos guste. Servimos de inmediato. 

Como se aprecia en la segunda fotografía, hemos incorporado el merkén a la sazón de la palta, si nos gusta el picante y no tenemos merkén, podemos agregar también un poco de cayena que irá muy bien.

lunes, 4 de enero de 2016

Tomates confitados

Y con ellos haremos luego una deliciosa y fresca ensalada o unos espaguetti memorables.

¡Muy Feliz Año Nuevo para todos los que pasen por aquí! Espero que ya todos hayan comenzado a recuperarse de las Fiestas, que son tan bonitas como agotadoras.  Este año como nunca las recetas parecían brotar de los árboles, a mi el tiempo no me dio, así que quedarán para el próximo año. Todavía quedan los Reyes, pero aquí en Chile no se celebran.

Tomates tenemos todo el año, pero cuando están en temporada es que debemos aprovechar de hacer conservas con ellos. Estos tomates vienen muy bien para acompañar ensaladas, pasta, o algún relleno.

Es un proceso muy sencillo, pero para el que hay que destinar al menos cuatro horas.

Ingredientes

4 kilos de tomates maduros
100 ml / 1/2 taza de aceite de oliva
6 hojas de laurel trituradas
2 cucharadas de oréganos seco
4 cucharadas (60 grs.) de azúcar rubia
Sal y pimienta a gusto

Lavamos bien y luego cortamos los tomates a la mitad y los limpiamos bien, quitando el cabo, pulpa y semillas (guardar para otra receta, que puede ser salsa de tomates) , dejamos sólo la parte exterior cortamos en gajos del tamaño que queramos y los ponemos a estilar una hora sobre papel toalla.

Pintamos la placa del horno con la mitad del aceite, disponemos los gajos de tomate con la parte cóncava hacia arriba  y encima de ellos el orégano, laurel triturado, sal, pimienta y azúcar.

Llevamos al horno en temperatura mínima por dos horas. Al cabo de este tiempo sacamos la placa del horno, damos vuelta los tomates con una pinza para no quemarnos y rociamos con el restante de aceite y azúcar y llevamos nuevamente al horno dos horas más. Los tomates deben quedar reducidos a la mitad de su tamaño.  Esperamos a que enfríen y envasamos en frascos esterilizados.

El tiempo de horno puede variar, eso dependerá de la humedad y temperatura ambiente,  hay que estar controlando.

Aquí una propuesta de ensalada con lechugas, pepino, palta, salmón asado y los tomates confitados, sólo falta el chorro de buen aceite de oliva, gotitas de aceto balsámico y sal.