Seguidores

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Curanto

Bahía en el Archipiélago de Chiloé, puerta de entrada a la Patagonia chilena

Curanto :Cada región de nuestra larga y angosta faja de tierra tiene sus especialidades gastronómicas:  Chiloé y las zonas cercanas cultivan el "ritual" del curanto: no se trata de un plato de todos los días, es una comida para mucha gente, las cantidades se miden en sacos o  almudes y otras denominaciones antiquísimas.  El vocablo curanto es de origen mapudungun: cura= piedra, antú=sol o fuego.  Aquí en el fuego empieza todo: La cocción se hace en un gran pozo en la tierra que se revestirá con piedras, sobre ellas se hará fuego, cuando estén debidamente caliente se sacarán las brasas y para evitar el contacto con los alimentos sobre ellas se dispone una capa de grandes hojas de pangue:
 Foto de pangues tomada en Puyuhuapi, Patagonia chilena

Se irán poniendo capas de variados ingredientes de mar y tierra, cada capa separada de la otro por más hojas de pangue: cholgas, choros maltones, choros zapatos, choritos (todas versiones del viejo mejillón), trozos de carnes de cerdo y pollo, longanizas, almejas y pescados, chapaleles y milcaos, panes de papa estos últimos.   Se tapará luego con sacos de yute , más piedras calientes y tierra y se esperará durante una larga hora. Mientras tanto empezarán a llegar los invitados, alguien tocará en el acordeón valses chilotes y otros ritmos sureños , la chicha de manzana correrá abundantemente y se armará la fiesta. Llegado el momento se abrirá el curanto y saldrán del fondo de la tierra todos los productos bañados en un increíble aroma ahumado.

Esta preparación tiene para mi gusto, un  defecto, y es que se pierden en la tierra los jugos liberados en la cocción.  Hay una segunda versión que se hace en olla, donde no se pierde nada y que es la que podemos hacer en nuestras casas, en vez de hojas de pangue se usa repollo.


Curanto en olla o pulmay

Para 6 porciones

1 Kilo de choritos (mejillones)
6 choros maltones (mejillones grandes)
1 kilo de almejas
1 kilo de machas (o berberechos)
3 longanizas de confianza
6 presas de pollo
3 costillas de cerdo (partidas en dos)
1 repollo grande (col)
 200 grs. de tocino/panceta ahumado
750 cc de vino blanco seco

Usaremos la olla más grande de la casa y pondremos los ingredientes separados por hojas de repollo (col), la panceta cortada en taquitos o láminas se pone junto con alguna carne para darle más sabor, luego regaremos con un buen vino blanco seco. Quince minutos más tarde, en cuanto los mariscos abran sus bocas será hora de servir.   Se lleva la olla a la mesa y se van sacando de a poco,  a medida que se va comiendo, así nada se enfría y se crea un ambiente a su alrededor.  El caldo acumulado en el fondo se sirve en tacitas de café o vasos pequeños.
El curanto se acompaña de milcaos y chapaleles, dos panes de papa muy comunes en la Isla de Chiloé, en otra entrada prometo hacerlos. Pero si quieren acompañarlo de algo, tiene que ser con papas, cocidas de preferencia. Pueden ponerlas en el fondo de la olla antes de los mariscos y carnes, cubrirlas con agua y hervir veinte minutos, luego agregan encima todos los otros ingredientes. Nunca agregar sal al curanto, basta con la que contienen los productos de mar.
Pueblo de Quellón al sur del Archipiélago de Chiloé
Gracias por llegar leyendo hasta aquí, perdonen por saturar este post de fotografías, quería compartir mi amor por esta tierra y por todo lo que significa, mi admiración por sus habitantes, sobre todo sus mujeres, esforzadas y silenciosas, como sus hombres históricamente han tenido que emigrar es a ellas a las que vemos remando de madrugada para conseguir el alimento para sus hijos, o para llevarlos a la escuela, cultivando lo poco que la tierra les da en ese clima maldito donde llueve diez meses al año ,lo que impide que se conserve la capa vegetal.  La pobreza endémica del archipiélago tuvo un momento de esperanza hace unos años cuando la industria del salmón comenzó a plagar cada bahía posible con sus jaulas (se puede apreciar una en la primera foto), por desgracia la bonanza duró poco, la crianza del salmón contaminó las aguas , los salmones enfermaron y la codicia superó a la prudencia una vez más.

27 comentarios:

  1. Hola!!!!
    La Tera se fue para dejar una imagen de una bella persona, con serenidad, es lo que se ve en tu nueva imagen de perfil….
    Cuando mi hijo y nuera estuvieron en el sur, les entendí que comieron curanto, pero envuelto con hojas y echo en las brasas o algo así y me dijeron que es un manjarrrr…
    Gracias por compartir tal exquisiteces y tan bellas fotos…
    Buena semana y larga vida.
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  2. Ohhh!!! QUE BONITO LO HACÉIS TODO POR TU TIERRA.
    Me encanta la DEDICACIÓN que le ponéis a las cosas, tradiciones, cocina, y un largo etc. que por aquí ya es más dificil de encontrar.
    GUAPÍSIMA GRACIAS POR TU DEDICACIÓN PARA CON NOSOTROS. Te deseo un BUEN FIN DE SEMANA!!!
    UN ABRAZO..

    ResponderEliminar
  3. Pame: qué lindura, no conozco la hoja de pangue, pero el repollo sí que sí!!
    Qué rica es la comida en hoyo de tierra verdad? pero como dices, lástima que se pierdan los jugos, en olla creo que la prefiero!!!
    SAludos Pame

    ResponderEliminar
  4. Respeto, por favor!
    Que esa maravilla de plato me es imposible reproducirla aquí!
    Es una delicia, adoro el curanto y lo extraño a morir, mi madre me lo hace siempre cuando voy a Chile, eso sí, siempre en olla y con un té frío, después la buena siesta porque te "arrebata", que lindo es nuestro Chile amiga, gracias por esta entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es toda una fiesta lo que hacéis con el curanto, una forma de cocinar que tiene que quedar todo muy bueno y nos das la versión en olla para poder hacer en casa. Qué bonito es aprender.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. mmmm que maravilla Pamelita!!! me fascina el curanto... tan rico... tan chileno!!!! y el tuyo se ve espectacular!!!

    ResponderEliminar
  7. Me llegaste al corazón Pame.
    Abrazos amiga!

    ResponderEliminar
  8. Pame pero que rico!!! estoy de acuerdo que en olla no se pierden los deliciosos jugos! y claro que arrebata como dice la Kako es imposible no dormir una siesta de espues de esto, precioso post amiga, gloria

    ResponderEliminar
  9. Hermoso lugar y una receta fantástica! No he tenido la suerte de conocer Chile pero mis padres me dijeron que era hermoso y que la comida era riquísima :)
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. Chiloe es de mis lugares favoritos....cada vez que podiamos nos arrancabamos los fines de semana largo a Castro o Buenos Aires.....y solo para ir a comer!!.....a mi los dos curantos (olla y hoyo)....me fascinan!!.....hasta aca me llega el sabor.....me encanto tu torta de panqueques!!..........no he tenido tiempo con el cambio de casa y otras cambios que me ha dado la vida....pero empezare pronto de nuevo........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  11. Pamela, ya estoy aqui visitandote, cuando vi que eras de Chile me hizo mucha ilusion, yo tuve una amiga viviendo alli, 10 años, ya esta en España, pero venia diciendo maravilas de tu pais, en una de las fotos que nos enseñas parece nuestra Galicia, que bonito. Esta receta que nos ofreces es una maravilla.....no le falta detalle, una buena comida.....!que barbaridad!, bueno nos veremos, un beso

    ResponderEliminar
  12. Qué maravilla Pamela. los paisajes....la comida... es una belleza. Gracias por compartirlo y mostrarnos cosas bonitas. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué belleza de lugar, Chiloé!

    Y qué preciosidad cómo lo escribes todo: desde la receta tradicional del curanto hasta la actual en olla, y el homenaje a las gentes de esta tierra. Increíbles fotos.

    Saludos chocolateros

    ResponderEliminar
  14. Mi linda Pamela, me encantó este post sobre el curanto!!..hace poco mis padres regresaron de Chile y no paraban de hablar de el y de lo bueno, y que deberia hacerlo!:)..gracias a ti, si me animo podré hacerlo!!!
    ya llega el fin de semana amiga, unos dias de descanso de todo!!!
    nos vemos el lunes en las salsas???? :)
    el Tito se va a enterar!!!:)
    cariños!!!

    ResponderEliminar
  15. me encanta el curanto! comí en chiloé y fue épico.
    (no estaremos en la feria... iremos de visita no más!)

    ResponderEliminar
  16. Es que demasiado exquisito el curanto! Excelente post.
    Me podí creer que hace un par de semanas hice uno, tengo un olla ad-hoc jeje, y se me olvido sacar la foto con el resultado final, así que tendré que hacerlo de nuevo,tremendo sacrificio jeje. Un abrazote Pame!

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué bonito e interesante todo lo que nos cuentas, Pamela!.

    No tenía ni idea de lo que era el Curanto, alguna vez había leído algo pero, sinceramente, no había prestado mucha atención. Pero como tú nos relatas estos platos de tu tierra de una forma tan cariñosa.. ¡¡me ha encantado!!

    Unas fotografías preciosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por compartir esta maravilla de receta, y por todas las cosas que nos cuentas de tu tierra.
    Tiene que ser un plato delicioso... eso sí, contundente.
    Y qué dura es la vida en algunos lugares, como en Chiloé.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Por favor, no tienes qué pedir perdón por enseñarnos ésta maravillosa tierra, es lógico que te sientas orgullosa de ella, es preciosa!
    Me encantan esos guisos tradicionales, en España a los guisos de carne y pescado les llamamos "Mar y montaña" El que nos enseñas hoy tiene que estar riquísimo.
    Muchísimas gracias por la molestia que te has tomado al sacarme de dudas sobre los tamarillos.
    En cuanto los vea compraré unos cuantos y los probaré.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  20. Next time you cook this let me know and I will be over there to help you eat it LOL Diane

    ResponderEliminar
  21. Me pongo de pie Pam, pero que hermoso lugar, se ve todo tan silvestre, nunca he estado en un lugar así.

    Con respecto a tu receta, woow! todo un aire, tierra y mar en un sólo platillo, te felicito, y más porque me encantan los frutos del mar, sobre todo las almejas y los langostinos, yummi!


    Saludotes Pam!

    ResponderEliminar
  22. Feliz domingo Pamela linda!!!!!!!!:)

    ResponderEliminar
  23. Me encanta visitar tu blog ,porue nos acercas a conocer ese magnifico lugar donde te encuentras tan lejano y cercano a la vez , desde que leo a Isabel Allende y tu blog, estoy deseando visitar Chile y si lo que me espera son comidas tan ricas como las que tu cocinas , ya mismo empiezo a ahorrar para ir cuanto antes, este plato es divino ,saludos.

    ResponderEliminar
  24. Pamelaaaaaaaaa!!! has visto que mal me trata mi socia!!!! defiéndeme de sus malvadas garras!!! jajaja!!!

    Me ha encantado este precioso post amiga!!! unas fotos realmente geniales! y el plato de hoy.... una ricura!! cada vez me gustan más este tipo de platos donde se juntan mar y montaña! y este tiene pintaza!!! pedazo de gastronomía que tenéis en ese lindo país!! me encanta!!!

    Besiños salseros y que tengas una maravillosa semana Pamela!!! :)

    Tito! :)

    ResponderEliminar
  25. Pame...pero que cosas nos enseñas tan bonitas...
    de verdad que es un gusto venir aqui!!!
    beso

    ResponderEliminar
  26. Adoro el curanto sueño comerme uno pero en el sur de Chile con unas ricas cholgas y picorocos
    amiga muy linda las fotos
    besos

    ResponderEliminar
  27. Querida amiga:
    Estuve unos días en las provincias de Río Negro y Neuquén. En San Carlos de Bariloche preparan curanto en hoyo a la manera chilota, pero sin mariscos.
    Estuve buscando receta y me topé con tu blog. Me ayudó a resolver parcialmente la culpa que sentía porque hacía mucho que no lo visitaba.
    ¡Qué fortuna haberme topado con este artículo maravilloso!
    En Bariloche usaron hojas de maqui. El resultado fue magnífico.
    Te mando un beso y te felicito por la publicación.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi blog y darte el trabajo de llegar hasta el final de la receta. Ojalá te haya sido de utilidad. Cualquier duda con respecto a las recetas la contestaré con gusto a través de mi correo: pamelarecetas@gmail.com