Seguidores

sábado, 13 de diciembre de 2014

Gallopinto o congrí o moros y cristianos

Una delicia caribeña y centroamericana:básicamente frijoles (alubias/porotos) negros y arroz, como ven, tiene varios nombres, según el país. Cada familia tendrá su manera de hacerlo, como tantos platos típicos lo tienen alrededor del mundo. En este caso me rijo por la receta que me pasara una amiga nicaragüense, la diferencia está en la terminación de la cocción, ella la hace en el horno, yo directamente sobre la llama muy suave.

Para una olla grande, para diez o más porciones, los ingredientes son:

300 gramos de frijoles negros
1 taza de arroz común (o el que tengas a mano)
2 pimientos rojos
2 cebollas
1 ramo grande de cilantro
1 cabeza de ajo
1 cucharadita de sal de mar (si usamos sal común podemos poner más cantidad: 1 cucharada sopera)
Chorreón de aceite vegetal

Cocción de los frijoles: Dejaremos en abundante agua remojando la noche anterior nuestros frijoles y al día siguiente cocemos en el recipiente en que acostumbramos a hacer las legumbres:  yo uso una olla a presión. Descartamos el agua del remojo y lavamos bien los frijoles. Los ponemos en una olla con agua suficiente para su cocción, en caso de usar olla a presión es necesario que el agua los cubra bien, quedando el agua un centímetro por encima de las legumbres. En esa olla agregamos 1 cebolla en cuartos, un pimentón (desvenado y sin semillas) también en cuartos, la mitad del ajo y la mitad del cilantro (NO ponemos sal, para no retardar la cocción). Tapamos la olla sellando la tapa y llevamos al fuego fuerte, una vez que comience a salir vapor reducimos a fuego bajo y dejamos por veinte minutos. Pasado ese tiempo los frijoles estarán cocidos, pero firmes.




















Ahora preparamos el sofrito para armar el gallopinto:

Lo ideal es usar una olla de fierro o de barro, hoy he usado la de fierro, en el barro quedan mejores.

Picamos finamente la segunda cebolla, el pimentón, el ajo sobrante y el cilantro (éste último lo reservamos). Doramos con el aceite por 10 minutos la cebolla, pimentón y ajo y luego incorporamos la taza de arroz, doramos apenas un poco más. Ahora colamos los frijoles y también volcamos en el arroz  cinco tazas de éstos. Finalmente tomamos dos tazas del caldo de cocción de los frijoles, disolvemos en él una cucharadita de sal de mar y agregamos. Dejamos hervir con olla tapada a fuego muy lento por 20 minutos. El arroz se cocinará, los porotos ablandarán lo suficiente y el conjunto estará seco y listo para degustar. En este momento agregamos el cilantro picado.

Como se ve en la primera foto, he preparado una especie de casado,  plato muy popular en Costa Rica, donde el gallopinto va acompañado de  plátano frito (he puesto banana), huevo frito,  alguna carne y ensalada de repollo (Yo he puesto ensalada de palta y tomate).  Este gallopinto o moros  y cristianos o congrí  podemos tomarlo como plato único, con una ensalada o con carnes, le va bien a todo.

El caldo de cocción de los frijoles se llama sopa negra, es contundente y muy sabroso,  si les sobrara lo no tiren, es muy bueno tomado bien caliente, solo, con croutones o un huevo. No olviden poner entonces la sal que no agregamos en la cocción.

Acerca de la palta:  A veces se complica esto de pelarla y cortarla en dos cuando no tenemos mucha práctica: lo más importante es escoger los aguacates en su punto de maduración, para ello NO es necesario tocar y apretar toda la palta, basta con hacerlo arriba donde está la unión con el tallo, si esa parte está tierna al tacto significa que ya está en su punto. Si está muy blanda es mejor descartar o dejar para puré.  Luego cortamos en dos con un cuchillo (yo uso uno de serrucho) y la semilla quedarán en uno de los lados. Pelamos con el mismo cuchillo y luego lo clavamos fuertemente en la semilla de modo que ésta quedará pegada al cuchillo. Luego cortamos a nuestros gusto para presentar.

El aguacate se cree es originario del Perú. Es rico en potasio,Vitamina B6, E, A y B. Posee grasas monosaturadas (de las buenas, que son antioxidantes). Una máscara de aguacate dará luminosidad a nuestro cutis. Es por tanto, bueno para el corazón, la circulación y la piel. Ayuda a aliviar el Sindrome Premenstrual y protege contra el cáncer. 

Se recomienda consumir con moderación, pues puede resultar pesado para nuestro hígado y tiene la no despreciable cantidad de 276 calorías por unidad de tamaño mediano.

24 comentarios:

  1. yy Pame!! muero de amor, un morito de habichuelitas negras, qué delicia!! en mi tierra también se termina en la llama, a fuego mínimo, pero al vapor una vez se ha secado el líquido. igual yo nunca lo he hecho, pero es lo que he visto siempre en casa de mis padres... el aguacate es y será siempre el acompañante perfecto de cualquier comida, si es caribeña, mejor!!
    feliz casi domingo, reina mía!

    ResponderEliminar
  2. Pamela, como me gusta este plato, los frígoles, el arroz las verduritas, ummm ¡¡que rico todo!!!

    ResponderEliminar
  3. No lo he preparado nunca pero tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, desconocía totalmente este guiso. En mi casa se llama "moros y cristianos" a las judías pintas cocinadas por un lado con arroz blanco por otro, separado aunque puesto en el mismo plato. Esta versión tiene que estar buenísima.
    Mil sonrisas

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué riquísima combinación!. La probé en un restaurante cubano de Madrid, y está buenísima.
    Qué buenos aguacates tenéis en Chile (pude comprobarlo cuando viajé allá, hace 10 años). Aquí, en España, hay zonas, como el sur y Canarias, donde los encuentras muy buenos... pero, en otras, resulta más difícil, y no hay cosa peor que un aguacate que no sepa a nada.
    En fin, que has preparado un plato completísimo y delicioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que este plato se prepare en tantas partes del mundo, no sólo América, también lo he visto en África, en esencia el mismo plato pero en cada lugar con sus toques especiales, tengo que probar la variedad que cuentas con plátano y huevo, y por supuesto el aguacate tan delicioso.
    http://viaja-en-mi-cocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Es un plato muy rico y sano, se prepara en muchos sitios y cada uno le da su toque especial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Que delicia Pamela...me encanta....lo hago parecido, pero lo acompagno con cilantro picado alignado con sal, aceite de oliva, ajo y limon.....esta salsa es peligrosa porque hace comer de mas....es que el ajo me encanta!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  9. Vaya un plato curioso y lleno de color y sabor.

    ResponderEliminar
  10. Las recetas de mi infancia me traen cantidad de recuerdos felices y éste es uno de ellos, ya que he tenido la suerte de convivir con mi abuela materna, y sus guisos tradicionales eran deliciosos. Tenía una mano especial para la cocina, y aunque guisaba con ingredientes básicos y humildes, como correspondía a la época, siempre que llegaban a la mesa, nos inundaba de aromas, sabores y un gran amor. Las alubias negras con arroz, formaban parte de esas delicias que toda la familia celebraba. El plato te quedó fantástico y con esta variante de prepararlos me lo imagino delicioso. No hay más que verlo.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  11. Las alubias pintas las hago siempre en potages como las blancas y en olla expres porque suelen ser mas duras, esta variante con arroz me encanta porque mi madre lo hacia siempre que sobraban judias, al dia siguiente le añadia arroz y ya era otro dia fuera (asi decia ella) eran tiempos de posguerra y no habia ni dinero ni alimentos, me llevo la idea y el recuerdo, un beso preciosa

    ResponderEliminar
  12. Mi querida amiga no conocia este rico plato,pero ñas alubias pintas son una ricura, y tu con esos ingredientes has hecho un plato divino, digno de la mejor de las mesas, Mil gracias por tu comentario a Rebeca eres un Sol. Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  13. Que plato más colorido y seguro que delicioso !!! Me encantan esta clase de platos.

    Me voy a guardar la receta porque me ha llamado mucho la atención y aquí puedo encontrar los ingredientes !!!

    Besazos

    ResponderEliminar
  14. Que plato tan delicioso y me encantan los acompañamientos, el plátano frito es una de mis debilidades y si lleva huevo frito también más todavía.

    Bicos

    ResponderEliminar
  15. Ummmmmmmm que ricura seguro esta de vicio me encanta es una pena no poder meter la mano y dar cuenta de ese plato , para no variar te ha quedado un plato de relujo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  16. Una delicia caribeña que yo me comería encantada de la vida ya que todos sus ingredientes me gustan Pamela. No conocía para nada el plato pero que sepas que me ha encantado.

    Besiness

    ResponderEliminar
  17. Pamela, qué plato más delicioso. Visualmente te ha quedado precioso. Tomo buena nota.
    Me alegro que te haya gustado la copa de maracuyá, allí lo encontraréis más fácilmente ( la fruta ) que aquí. Te deseo unas felices fiestas para ti y los tuyos, Un abrazo y nos reencontramos en el nuevo año, Clara.

    ResponderEliminar
  18. Qué curiosos son los platos cuando se cruzan fronteras. No lo conocía y con la variedad de ingredientes que llava debe de estar muy rico.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Este plato para empezar es tan hermoso a la vista, que solo por eso lo prepararía!!!!..además creo que me encantaría..es tan de sol, de Caribe..me transporta a otros lugares y lindos momentos!!!
    Preparada para la Navidad mi bella???? ;)
    Miles de besitos..nos vemos antes de que empiece para desearte todo lo mejor!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno! claro que ahora ustedes están yendo hacía el verano, ains! qué lo echo de menos y eso que yo soy más de invierno, pero este año me falta luz, mucha luz, y sería un poco más feliz.
    Mientras me quedaré viendo esta maravilla de paso a paso y apuntaré la receta, siempre me olvido de vuestra parte del mundo y me gusta mucho vuestra gastronomía.
    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
  21. Pues fijate Pam, en casa utilizamos los frijoles negros hacer relativamente poco (unos 25 años, no más) y fue al preparar un plato mexicano. Desde entonces siempre hay un paquete en la despensa. Es una legumbre sabrosa, rica y en tu plato, hasta de otra dimensión.
    Rico es decir que me quedo corta, sinceramente, exquisito sería más apropiado.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  22. Hoy viernes, y ya casi casi a las puertas de la Navidad, simplemente os deseo a todos una FELIZ NAVIDAD, con todo mi cariño: Elena

    ResponderEliminar
  23. Este plato, va a ser uno de los primeros que prepararé después de NAVIDAD porqué me encanta!!!.
    Espero que ya estés disfrutando de tu família y que tu viaje haya sido estupendo.
    UN FELIZ DÍA DE NAVIDAD MI QUERIDA PAMELA...
    Te quiero mucho :)))))

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi blog y darte el trabajo de llegar hasta el final de la receta. Ojalá te haya sido de utilidad. Cualquier duda con respecto a las recetas la contestaré con gusto a través de mi correo: pamelarecetas@gmail.com