Seguidores

jueves, 4 de agosto de 2011

Copa de lúcuma y damascos (albaricoques)

La lúcuma crece en un árbol, familia de las sapotáceas, el fruto es de una sequedad particular y de un aroma único,  algunos opinan que recuerda al jarabe de arce, su cultivo se originó en la precordillera central andina, siendo hoy en día muy consumida en el Perú, que también la exporta, es  uno de sus productos bandera. Para su buen desarrollo requiere un clima templado entre 20 y 22 grados y no soporta las heladas, la altura ideal es de 500 msnm. ,  la zona de Quillota-Limache (Chile) donde ahora vivo es una gran productora de frutas y las lúcumas se dan maravillosamente, debo suponer que las semillas fueron traídas durante el dominio de los incas antes de la llegada de los españoles. Como se trata de una fruta muy seca, generalmente se la consume en preparaciones donde se incorpora en forma de puré ( o harina), los helados de lúcuma son muy apetecidos y la torta de merengue lúcuma es ya un clásico de la repostería chilena. 

Como sé que no todos tendrán lúcumas a mano, les sugiero reemplazarlas por castañas, que tienen una textura similar y un gusto neutro que se acompañará muy bien con el albaricoque. No he trabajado el jarabe de arce en repostería, pero si alguien se anima, luego me cuenta qué tal el resultado.

Este postre es el resultado de un error: preparé otro, que llevaba leche condensada, sin reparar en que el puré de lúcumas ya traía azúcar incorporado, quedó demasiado dulce, y para no perderlo lo transformé en este al que sumé damascos congelados (albaricoques) que me regaló una vecina.
Los albaricoques o damasco vinieron de muy lejos, del Asia Central.  En Armenia -de donde proviene su nombre científico (prunus armeniaca )- se le cultiva desde tiempos inmemoriales, y en los países vecinos esta fruta es llamada la "manzana armenia", es también una fruta tremendamente aromática, ácida en este caso, lo cual venía muy bien para complementar a la lúcuma que es solamente muy dulce. 

Miren cuántos nombres tiene el albaricoque ¡para que nos vayamos entendiendo! damasco, chabacano, albérchigo, abercoque, albarillo, aprisco, alberge, coque, pavía, paviar, piescal, piescu.

Ya podemos entonces entrar a la receta:

Para ocho copas

1 tarro de leche Ideal de  375ml.
1 tarro de leche condensada  397 grs.
250 grs. de puré de lúcumas o castañas (en Chile: Guallarauco )
1/2 litro de crema para montar
1/2 kilo de albaricoques/damascos 
150 gramos de azúcar
1 pote de yogurt griego ( natural)
8 galletas de soletilla (=vainillas=champagne)
8 cucharadas de vino dulce

Calentar el contenido de los tarros de leches en una olla hasta que rompa a hervir, revolver tres a cuatro minutos,  hasta que tome color café con leche y algo de espesor. Retirar del fuego e incorporar  el puré de lúcumas(o castañas). Enfriar.

Batir la crema para que tome punto de chantilly, hay que estar siempre mirando para que no se pase a mantequilla, no toma demasiado tiempo, y en cuanto se vea que ha espesado hay que cortar la batidora enseguida. Agregar con cuidado el yogurt y la crema con la lúcuma (castañas).

Sacar las semillas a los damascos y  poner al fuego con el azúcar , tapar apenas con agua y cocinar a fuego suave por  20  minutos. Enfriar y reservar.

Armar las copas poniendo al fondo las galletas, bañarlas con un poco de vino dulce, cubrir alternando capas de la crema y damascos/albaricoques. Guardar en la heladera hasta el momento de servir.
Nota: Fotos de lúcumas en www.peruecologico.com.

22 comentarios:

  1. Adoro ñas lúcumas Pamela, me encantan y esta copa se ve marav illosa.! gloria

    ResponderEliminar
  2. Aquí lúcumas nada, pero castañas ahora mismo tampoco tenemos. Cuando llegue la temperada pruebo, es la 15 receta tuya que guardo!!!

    ResponderEliminar
  3. No conocía las lúcumas, lo acabo de mirar el google y es una fruta muy bonita, aquí va a ser imposible de conseguir así que lo probaremos con castañas.

    Bicos

    ResponderEliminar
  4. No conozco la lúcum...pero la copa tiene un aspecto espectacular!!!
    bicos

    ResponderEliminar
  5. Eres una maestra, no sólo aprendo contigo lo que no está escrito sino que disfruto, me encantan tus entradas Pamela, una delicia deben ser las copas.

    ResponderEliminar
  6. Pues esperaremos a que haya castañas porque la lucuma va a ser dificil. Un besazo desde el otro lado del mundo.

    ResponderEliminar
  7. Si algún día veo esa fruta la recordaré, pero de momento no la había ni escuchado, pero si dices que se parece a la castaña ya nos hacemos un poco la idea, seguro que está muy bueno y siempre aprendemos algo nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. que interesante lo de la lucuma,me encanta conocer este tipo de productos, pena que por aqui no se encuentren

    ResponderEliminar
  9. No conocía esa fruta, Pamela. Las copas se ven deliciosas! Un beso!

    ResponderEliminar
  10. se ve muy rico, aqui la castaña es en invierno y como que no apetece mucho el helado en invierno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Riquisimo, y tu reportage muy bueno .besos de Doris.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por contarnos tu historia de la preparación. No tenía ni idea de la procedencia de esta fruta.
    Muchas gracias y también por el consejito del otro día de tu torta que definitivamente la haré uno de estos días.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola Pamela, nunca vi una lúcuma... pero por la foto no se parece mucho a las castañas, no? Se las ve más tiernas. Tengo ganas de hacerla pero con lúcumas de verdad! Muy lindas las fotos, muy hermosa la presentación, muy rica la redacción de la receta!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta la lúcuma y este postre debe estar espectacular.
    Bss
    Tita

    ResponderEliminar
  15. Yo tampoco ví las lúcumas y estoy pensando si tendrán un sinónimo. Como sea, este postre se ve delicioso, un beso y que tengas un lindo fin de semana,

    ResponderEliminar
  16. Qué curiosos los términos, no los conocía. ¡Si no pusieses su variante entre paréntesis no me enteraba! jaja Por cierto, una pinta deliciosa, tiene que llenar bien.

    ResponderEliminar
  17. Muy curiosa esta fruta, lástima porque el aspecto es buenísimo.
    Me llegó tu comentario sobre las pulguitas y los bollos preñaos, gracias!
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Que pena no tener esos ingredientes por aqui, se ve una copa tan deliciosa, tendré que remediarlo y presentarme en tu casa para probarlo, vale?
    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  19. Pamela, he llegado aquí de casualidad y me voy encantada. Chocar con las costumbres de otro país me parece divino, tantas cosas nuevas y listas para ser probadas!

    Un beso y que tengas un finde estupendo!

    ResponderEliminar
  20. Un postre realmente espectacular, nunca preparé nada con lúcuma y es deliciosa.
    La pascualina quedó deliciosa!!!
    Gracias por la receta.
    Que tengas un buen fin de semana.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Exquisito postre me encanta,una copa maravillosa,abrazos grandes.

    ResponderEliminar
  22. La lúcuma me encanta, aquí desde luego ni por donde, menos castañas porque son de invierno.
    Es un postre para imaginárselo, que pica!
    Besitos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi blog y darte el trabajo de llegar hasta el final de la receta. Ojalá te haya sido de utilidad. Cualquier duda con respecto a las recetas la contestaré con gusto a través de mi correo: pamelarecetas@gmail.com